Patrimonio

Data del S. XVII, es un conjunto monacal en ruina, pero aún se conservan restos interesantes, siguiendo el estilo barroco de los Asturias, de sillería y proporciones elegantes. Fue facultad de Teología y Música. Perteneció a la Orden de los Franciscanos.
Data del siglo XV-XVII. El campanario está construido con grandes moles de granito. Destaca la robustez de sus grandes muros de piedra maciza y su porche con techumbre de madera, apoyo sobre columnas de granito octogonales que guardan dentro. En el interior de la Iglesia, se encuentra el famoso Cristo de la Bien Parada.
Perteneció a la Casa de Alba, está emplazado en un medio natural de gran belleza a cuya arquitectura austera contrasta con el lujo y la grandeza que tuvieron sus jardines de gusto renacentista. Cuenta con un patio mudéjar, de dos plantas, formado por una doble galería con cinco arcos en cada lado.
Se encuentra sobre el río Ambroz. Fue un lugar de importante tránsito en la trashumancia.